Drones en el peritaje de vehículos siniestrados

+

El peritaje de vehículos siniestrados es una de las tareas más complejas que tienen que abordar las compañías aseguradoras cuando se produce un accidente. En el peritaje de un vehículo intervienen la propia compañía aseguradora y el taller mecánico, aunque el gran protagonista es una figura central en todo este proceso: el perito de seguros, profesional con formación técnica amplia que puede entrar a valorar los daños producidos en el accidente, incluso determinar las causas del mismo.

Peritaje de vehículos siniestrado

En el peritaje de un vehículo se emplean diferentes herramientas: micrómetro, medidor de fugas, compás de vara, equipo de diagnóstico de la alineación, etc. También se realizan complejos informes y reportajes fotográficos que sirven para valorar y servir de prueba en juicio si es preciso.

El objetivo de todo ese proceso es determinar los costes de las piezas que hay que reparar o sustituir, el posible estado de siniestro total, aclarar las posibles responsabilidades en el origen del siniestro, etc. También calcular los costes de la mano de obra que es necesaria.

Ventajas del uso de drones para el peritaje de vehículos

Los drones ya han probado su valía en sectores tan diferentes como la fotografía aérea, la agricultura o el mantenimiento de instalaciones y edificios. Desde no hace mucho tiempo, el dron también se emplea en las labores de peritaje de seguros, tanto cuando se producen daños en inmuebles o cultivos, como en daños a bienes muebles, como los vehículos.

El peritaje de vehículos requiere de un completo reportaje fotográfico y de vídeo, para que el perito del seguro pueda determinar los daños sufridos en el accidente, el coste de la posible reparación, el valor venal en caso de siniestro total o las causas  del accidente. Esto último es sobre todo interesante cuando se ven varios vehículos implicados. Hay que determinar las trayectorias de los vehículos afectados, el posible causante, etc. En accidentes graves, el perito puede encontrarse con una compleja amalgama de metal. La visión aérea en estos casos es vital.

Las ventajas de un dron en este tipo de peritajes son varias:

Visión de conjunto desde el aire

La visión aérea le da al perito una visión completa y diferente a la que se tiene desde el suelo. El dron se puede acercar a pocos centímetros del vehículo y recorrer todo el escenario del accidente, grabando y fotografiando a la vez. Toda esta información gráfica es vital para después analizar el accidente.

El dron puede ir dotado de diferentes sensores

El dron monta cámaras de alta resolución, sensores de medida y GPS. Toda esta tecnología sirve para filmar los vehículos, situar con precisión los restos, tomar medidas exactas, etc.

Llegar a lugares inaccesibles

A veces, los peritos se encuentran con accidentes en sitios de difícil acceso, como barrancos o montañas. Gracias a los drones, podemos acceder a ellos y tomar imágenes y medidas del accidente.

Por otro lado, también se puede organizar mejor el trabajo.  Puede estar el piloto de dron sobre el terreno, mientras que el perito permanece en la oficina, recibiendo y analizando toda la información.

El peritaje de vehículos siniestrados ha dado un salto cualitativo gracias al uso de drones, una tecnología en alza que cada día tiene más aplicaciones.